El esplendor regresa al Calcio

La de este fin de semana ha sido una jornada fantástica en Italia. Un apasionante derby romano, la Fiorentina asaltando San Siro, un Inter que aparece como alternativa a una Juve poderosísima y un Napoli que nos desconcierta cada vez más pero cuyo potencial augura que es capaz de lograr cualquier gesta siempre que Mazzarri se lo proponga.

Como en los viejos tiempos cuando la Serie A era sinónimo de competitividad extrema en un entorno que acogía a los mejores jugadores y clubes del mundo, el Calcio parece resurgir poco a poco tras tocar fondo los últimos años, algo que evidencia un coeficiente UEFA que les ha dejado sin una plaza Champions desde esta temporada y amenaza con complicarse aún en el futuro próximo ante el empuje de campeonatos como el portugués o el francés, mucho más cerca de ellos que de lo que se encuentra el torneo italiano de las puntuaciones españolas, inglesas o alemanas.

Dejando atrás las competiciones europeas de los días previos, en el país transalpino vuelven a tener motivos para alegrarse con el futuro inmediato de sus clubes. La referencia absoluta es la Juventus, que tras unos años convulsos entre el descenso y los interminables juicios del Calciopoli -con sus consiguientes reclamaciones- se ha erigido como un modelo de modernidad así como de un nuevo fútbol más aseado de lo acostumbrado no solo en la Serie A, sino en la propia entidad turinesa. Con Pirlo como principal referencia, los Vidal, Marchisio, Giovinco y compañía dan sentido a un grupo que da gusto ver jugar, especialmente cuando lo hacen en el remozado Juventus Stadium, el ejemplo en el que deben fijarse el resto de grandes en pos del progreso.

Todo ello les ha llevado a ser la mayor esperanza nacional en la actual Champions, donde su panorama es complicado, así como a liderar la liga, donde mantenían hasta hace poco una racha de 49 encuentros imbatidos que solo el Inter pudo detener. Por si acaso, en Europa derrotaron con solvencia al Nordsjælland, haciendo trizas posteriormente al Pescara (1-6) para espantar fantasmas. Su principal rival por el Scudetto es su enemigo de toda la vida, el Inter de Milán. La escuadra nerazzurra vuelve a sentirse tan optimista como capacitada bajo el mando de Andrea Stramaccioni, que tomó un barco a la deriva a mediados del curso anterior y lo ha reconducido con tanto acierto que son la gran amenaza a la sólida Juve. De hecho, hasta la inesperada derrota de ayer ante el Atalanta (3-2) acumulaban diez victorias consecutivas en todas las competiciones, con un Milito de nuevo resolutivo, Guarín en un estado de forma abrumador y Cambiasso como alternativa ante la prolongada baja de Sneijder, cuya ausencia resuelven el trabajo de Palacio y el talento de Cassano. Un equipo que sigue creciendo día a día mostrándose como la única alternativa seria -por ahora- al dominio bianconero.

Tercero en discordia es el apasionante Napoli de Mazzarri, un equipo absolutamente impredecible capaz de realizar las mayores gestas pero que sufre de problemas de concentración a la hora de pelear por un torneo de larga duración. También el Atalanta les venció recientemente, y ayer estuvieron a punto de pinchar en Génova, aunque una gran reacción final les dio un triunfo muy necesario para mantener la vigía sobre sus predecesores.

Después aparece una Fiorentina de la que hay que enamorarse. En ocasiones son pura lírica sobre el césped. No sé si será su camisa viola, su preciosa ciudad o las ganas de verles ganar algo tantos años después, pero ver a la Fiore es sinónimo de amor futbolístico, un tipo de relación que suele acabar mal cuando el ‘9’, siempre él, no remata el exquisito fútbol que plantean los que tiene detrás suya. Es igual, ayer asaltaron sin excesivos problemas a un Milan que vive horas bajísimas. Y eso que no estaba Jovetic.

El propio Milan, 13º en la clasificación, mucho más cerca del descenso que de posiciones europeas y con la mitad de sus encuentros contándose como derrotas, es la cara amarga de la Serie A esta temporada. Incluso el Torino, con el que iguala a puntos, muestra mejor cara con muchos menos recursos, y tan solo su gran cantidad de empates les privan de un mejor puesto.

También llama la atención la situación de la Sampdoria, que tras sumar sus tres primeros encuentros como victorias se ha enredado tanto que ha acabado perdiendo los 7 partidos siguientes, quedando solo un punto por encima de la zona de descenso que marca… el Genoa, que también ha encadenado 5 derrotas seguidas y contra el que se enfrentan el próximo domingo en lo que promete ser un derbi muy caliente.

¿Y los romanos? Pues como siempre, a la brega. ¡Les encanta vivir a la gresca! Ayer se citaron en el Olímpico y no iba a ser menos en el mítico escenario, que para la ocasión regaló una llovizna que le añadía trazos épicos. El enrachado Lamela abrió pronto el marcador para la Roma, si bien un error de Goicoechea -suplía al ausente Stekelenburg- permitió a Candreva igualar la contienda. Una jugada individual de Hernanes regaló a Klose el segundo tanto lazial antes de que a De Rossi se le cruzasen los cables y se marchase expulsado.

Nada más comenzar la segunda parte, un error grosero de Piris permitió a Mauri colocar un 3-1 que auguraba una tarde negra para la Roma. La Lazio perdonó varias contras pero la Roma quiso morir con todo arriba. La segunda amarilla de Mauri junto a un postrero tanto de Pjanic reavivaron a los de Zeman, pero fue demasiado tarde pese al último aliento romanista. Un gran derbi, en definitiva, que deja a los vencedores cerca de la zona Champions, mientras la vencida Roma, cuya defensa es la peor del campeonato -23 goles encajados, como Chievo y Pescara- cae al séptimo puesto.

Son las distintas realidades de una Serie A que vuelve a ser divertida, que engancha y apasiona, que tendrá pelea por arriba y mucho drama por abajo con históricos como los mencionados anteriormente -no nos olvidemos tampoco del Bologna- que prometen mantenernos en vilo hasta la última jornada. Ojalá sea el primer paso para ver un Calcio de nuevo poderoso como antaño. Por lo pronto, parece que parte de su esplendor está de regreso, y nosotros de enhorabuena.

3 Comments

  1. cityground

    Lo de la Samp es una pelicula de terror, 7 derrotas son una barbaridad, el Genoa no esta mucho mejor, el derbi puede ser dramatico, el que pierda va a quedar muy tocado.

    A ver si Napoli o Inter le dan guerra a la Juve por el titulo, y también me gusta ver a la Fiore arriba y jugando bien.

    El Milán va a pasar de una temporada durisima.

  2. Hamaika11

    Klose mola mucho. Los viejos rockeros nunca mueren. Lo de De Rossi es para una buena multa.

  3. admin

    Les tengo aprecio a todos los históricos italianos, espero que los genoveses se levanten, pero sí, ese derbi tiene tintes muy dramáticos, va sin duda al top10 de esta próxima jornada.

    Espero que el Napoli se centre y el Inter mantenga el pulso. La Fiore es muy divertida, pero les veo un peldaño inferior a los 3 primeros, si bien a un partido pueden con cualquiera.

    En cuanto al Milan, si Allegri sigue ahí es por la gravísima situación económica del club. Les saldría caro echarle, pero más aún quedarse sin Europa. ¿Es la solución largar al técnico? En la plantilla hay más de lo que su clasificación indica, pero no sé si me quedé corto cuando pronostiqué en Agosto que no les veríamos en la próxima Champions…

    En cuanto al derbi romano, si, Klose es uno de esos killers a los que se les coge cariño por lo peculiar de su carrera y su personalidad. A De Rossi creo que le van a caer 3 partidos al menos, otro problema más para una Roma ante la que uno no sabe nunca a qué atenerse, aunque a este ritmo por más espectáculo que regalen en ambas áreas se van a quedar como equipo de UEL como mucho, y eso si no se descuidan.

    Por cierto, la próxima jornada hay Juve-Lazio, Napoli-Milan, derbi de Liguria y un interesante Roma-Torino, a la siguiente semana habrá Milan-Juve, luego derbi turinés… está preciosa la Serie A esta campaña.

Leave a Comment