Una satisfacción y varias decepciones

 

Noche extraña la de ayer en la Champions League. Se esperaba un paso adelante de muchos teóricos favoritos a superar la fase de grupos, pero más de uno decepcionó a su hinchada y a aquellos que anhelábamos una versión más acorde a la pretendida categoría de ciertos clubes. Aún tienen tiempo para redimirse, pero sus objetivos se han complicado más de lo que cabía suponer al comenzar la competición.

De entre todos ellos destaca el Real Madrid. Sus dos triunfos iniciales auguraban un rápido paso a octavos, pero el Borussia Dortmund ha sido un obstáculo mayor de lo que pensaban aquellos que no siguen al poderoso cuadro alemán, irregular en la actual Bundesliga pero motivado -por fin- en Europa. A Mourinho le pesan sus ausencias en puestos claves. Sin Khedira el equipo se deshilacha, Modric aún no casa con Xabi Alonso y Arbeloa, excelente defensor en el costado derecho, volvió a naufragar en el izquierdo, donde el Madrid notó la ausencia de uno de sus laterales profundos. Pese a un primer tiempo sin pulso y al contratiempo por la lesión de Higuaín, Callejón levantó el ánimo de compañeros y aficionados, cohibidos ante un Borussia sin complejos que a punto estuvo de salir victorioso del Bernabéu. Cristiano, tan impetuoso como desatinado, mejoró según avanzaba el partido aunque no obtuvo el premio del gol. Pepe, una vez más enorme en la zaga, y Özil, lograron los tantos que salvaron un empate vital que evita al Madrid embarrarse en pos de una clasificación que deben confirmar en Manchester.

Precisamente ahí volvió a dar la de arena el City. Dos tempraneros goles de Siem de Jong resultaron irremontables para los hombres de Mancini, a los que solo una victoria ante los merengues mantendrían con vida en Champions. Calidad tienen de sobra para lograrlo, pero son tantos sus problemas -comenzando por su propio técnico- que resultan impredecibles. El Ajax por su parte sigue vivo y sus 4 puntos suponen una oportunidad de oro para dar un golpe sobre el tapete continental. Recibirá al Borussia en el Ámsterdam Arena, donde una victoria les permitiría llegar con muchas opciones a su visita al Bernabéu para pelear por el pase.

Saltamos a Milán. La capital lombarda estuvo invadida ayer por una corriente boquerona que arrasó con su animosa presencia desde primera hora de la mañana hasta el momento cumbre en San Siro. Allí el Málaga salió con descaro a por un Milan en horas bajas, que sin embargo tiró de orgullo para dominar gran parte del partido. Un excepcional Willy Caballero sostuvo a los de Pellegrini en los peores momentos, que llevaron el balón a la red en una de las pocas ocasiones en las que Isco recibió en 3/4 con tiempo para pensar: pase filtrado y gol de Eliseu. Pato empató en la segunda mitad, pero al malaguismo poco le importó ya que con el empate sellaron el empate matemático a octavos de final. Ahora siguen soñando, mientras el Milan aún debe dirimir una clasificación en la que aventaja a Anderlecht en un punto y al terriblemente decepcionante Zenit en dos. Ayer por cierto los belgas derrotaron 1-0 a los rusos, cuya inexplicable performance roza el ridículo ‘mancinesco’.

En los otros dos grupos que no implican a clubes españoles caben destacar varios apuntes interesantes. El PSG goleó sin miramientos a un pobre Dinamo de Zagreb en otra noche estelar de Ibrahimovic, que asistió de todas las formas imaginables a sus compañeros. Seguramente los parisinos irán de la mano del Porto a la siguiente fase, ya que los portugueses lograron un empate en Kiev que deja al Dinamo al borde de la eliminación y a los Dragones con el billete prácticamente sellado.

Finalmente, Schalke 04 y Arsenal firmaron las tablas tras igualar los germanos los dos tantos de ventaja del cuadro londinense, que pierde la chance de recuperar el primer puesto. En el Montpellier, Belhanda vive el ‘síndrome Hazard’. Le han quitado a su mejor socio, el equipo se ha debilitado y son una sombra de lo que fueron la temporada pasada. Lejos de ser competitivos -tan solo un punto en cuatro partidos-, anoche sucumbieron ante un Olympiakos que entra de lleno en la pugna por los octavos de final.

Foto: vavel.com

Leave a Comment