Todo se acaba

Es de perogrullo, pero en la vida todo lo que empieza debe acabar en algún momento. Pelé dice que metió más de mil goles, como Romário y Túlio Maravilha. Con todos retirados se acabaron las chorradas, las mismas que ahora dicen desde la poltrona pero no manifiestan sobre el césped. También se acabó el bloqueo estadounidense a Cuba así como la imbatibilidad de Mourinho ante Wenger. Ya sea bello u horrendo, toda historia, todo recorrido, concluye antes o después.

Así deben sentirse los hinchas del Kano Pillars nigeriano que ayer presenciaron la primera derrota de su equipo como local tras 12 largos años y 202 encuentros sin perder en su feudo. El Nasarawa United acabó con su imbatibilidad en el Sani Abacha Stadium gracias los tantos de Manir Ubale y Bature Yaro transcurridos quince minutos de juego. Pese a la mala campaña de los Masu Gida, se esperaba del vigente tricampeón que pudiera salvar la contienda ante su público para mantener el asombroso récord. Recortar distancias nada más comenzar el segundo tiempo hizo creer que así sería, pero los visitantes se mantuvieron firmes para asegurar el histórico triunfo.

Casualidades de la vida, hace un mes el Kano Pillars destituyó al que hasta entonces era su técnico, tomando su relevo Baba Ganaru, que llegaba procedente del equipo que ayer rompió la magnífica racha. Pero lejos de caer en el pesimismo -es su segunda derrota seguida, complicándoles mucho la pelea por el título-, el Kano Pillars dio ayer una gran muestra de optimismo y celebración en su cuenta oficial de Twitter, un espíritu que seguramente les permitirá reverdecer laureles en un futuro no muy lejano.

Para hacernos una idea de la magnitud del tiempo transcurrido retrocederemos ése lapso de tiempo en el reloj futbolístico. Ronaldo jugaba en el Real Madrid más galáctico posible junto a Beckham, Zidane, Raúl, Figo y Roberto Carlos. Brasil dominaba el balompié, el Barcelona aún poseía una única Champions, no habiendo ganado nada todavía en el presente siglo. Por su parte el Sevilla no solo no tenía ninguna de sus cuatro UEFA/Europa League, si no que era un equipo ascensor. Mourinho comenzaba a darse a conocer con su pragmático Oporto, a la vez que Abramovich compraba el Chelsea. Cristiano Ronaldo aterrizaba en Manchester, Messi debutaba y España iba para cuarenta años sin ganar ni enamorar.

Como tantas otras gestas de la humanidad, el hito alcanzado por el Nasarawa United permanecerá en la clandestinidad para aquellos que no vivimos en el país africano. Resulta imposible encontrar vídeos o fotografías del encuentro en internet -incluso en la web del Kano Pillars, la cual actualizan una vez cada pocas semanas-, pero los libros del fútbol nigeriano, africano y mundial recogerán el día de ayer como el del fin de un maravilloso viaje, un recuerdo que permanecerá para siempre en la memoria del que aún hoy es orgulloso campeón nacional.

FOTO: thebreakingtimes.com

Leave a Comment