¿Quién venció en el Calderón?

Cuando los goles no se cantan la batalla de sensaciones suele declarar ganadores morales de la nada. “Jugaron mejor”, “merecieron mejor suerte”, “fueron superiores pero la pelota no entró”, “si llegan a marcar se los comen”. Ya, pero no sucedió, y la historia del fútbol está llena de ‘casis’ cuando el único merecimiento, la justicia universal e inalterable es el gol. Lo que Fernando Torres no hace casi nunca pero logró en escasos segundos la última vez que visitó el Santiago Bernabéu, el escenario del próximo choque.

Sí, el Madrid fue superior al Atlético en un primer tiempo en el que debió marcharse con ventaja a los vestuarios. Un Oblak inconmensurable lo evitó, pero siendo justos algo cabe cargar en un ataque madridista que encontró más respuestas -pero no suficientes- y al buen hacer de un rival que aguantó el tipo como pudo. La puesta en escena merengue se pareció más a la de las semifinales de la pasada Copa del Rey en que su acierto y agresividad les permitieron golear a los rojiblancos. Éstos, sorprendidos por la ferocidad del rival, llegaron a temerse lo peor aunque su solidez defensiva les permitió superar su peor fase sin sufrir rasguño alguno.

Tras el descanso los colchoneros se repusieron, asomaron en ataque creando ocasiones y aprovecharon un cansancio que comenzó a hacer mella en los blancos. Mandzukic se batió con todos en una pugna memorable que dio réditos a los suyos. Eso sí, nunca pudo con un Varane espléndido que recordó al de hace dos cursos y cuyo despliegue fue asombroso. Algunas oportunidades en ambas porterías dieron lugar, pero nadie acertó a anotar, incluso aunque Casillas cantó con estrépito en un balón aéreo en la recta final.

¿Ganó pues el bloque de Simeone que tras siete encuentros no ha perdido ante el Madrid en lo que va de curso y tan solo ha encajado cuatro goles en el total de enfrentamientos en la 2014/15? ¿O ganó Ancelotti que frenó la desconcentración inicial, sangría defensiva e incluso creó contextos en los que más acierto le hubiera otorgado la victoria? Todos y quizá ninguno, pues el cero no premia pero asusta más a un campeón que deberá vencer en casa para firmar su 5º año consecutivo en semifinales. Lo contrario es soportar a un vecino que ha recuperado su aura de grande de forma majestuosa, que persigue reinar por fin en Europa pero cuyo anhelo debe pasar por el Bernabéu.

Piques por doquier y promesa de más leña -esperemos que también de goles- sellados para la vuelta el próximo miércoles. Para entonces no estará Mario Suárez en el Atlético, quizá un problema no demasiado menor viendo el estado actual de Gabi. Por su parte el Real Madrid tendrá la durísima baja de Marcelo, si bien Fabio Coentrão merece el voto de confianza que se ganó con sus dos enormes encuentros en la recta final del curso pasado: suya fue la asistencia a Benzema en el 1-0 ante el Bayern, y suya la jugada junto a Isco que da el balón a Bale para que su carrera estratosférica diera la Copa del Rey ante el Barça.

El miércoles habrá un ganador por fuerza. Sea merecido o no. Eso lo decidirá la inexorable justicia del gol.

FOTO: rtve.es

Leave a Comment