Igualdad latinoamericana

Esta semana la Copa Libertadores de América ha rebasado su ecuador, momento idóneo para recapitular ante lo que nos dejarán las próximas semanas de competición toda vez que van perfilándose qué equipos tendrán más o menos sencillo el acceso a la fase de eliminatorias. Cabe recordar que al contrario que en la Champions europea, en el cono sur priman los puntos y diferencia de goles para establecer una tabla con los 16 mejores de entre los dos primeros clasificados de cada grupo.

Varios son los clubes que tenían partidos muy importantes estos días. Uno de ellos era Atlético Mineiro -campeón en 2013-, contra las cuerdas tras perder sus dos envites anteriores y jugársela en casa de un Santa Fe que podía sentenciarles en caso de otro traspiés. Pero un solitario tanto del goleador Lucas Pratto a la hora de juego dio un triunfo vital al Galo, que pese a continuar último ya está a tres puntos de los dos líderes del grupo 1.

Otro cuyo futuro se complica es San Lorenzo, vigente monarca, que perdió en el último suspiro en el feudo de São Paulo con un tanto en plancha de Michel Bastos. Lo raro fue que con tantas ocasiones ya desde los primeros compases tardase tanto en besar las mallas el balón, pero el fútbol es así de caprichoso. El Cuervo queda tercero del grupo 2, a seis puntos del sólido Corinthians y de su adversario del miércoles. Sin embargo cabe recordar que ya el año pasado los argentinos pasaron el corte de forma épica en la sexta fecha, por lo que cabe no hacer juicios tempranos.

Cruzeiro confirmó por fin su favoritismo al imponerse a domicilio a Mineros de Guyana con un convincente 0-2, tomando así una punta del grupo 3 que comparte con Club Universitario. ¿Habrá espabilado por fin una Raposa llamada a hacer grandes cosas?

El grupo más divertido está siendo por ahora el 4, ya que acumula más goles que ningún otro en el torneo (31 tantos en 8 encuentros, casi cuatro por partido). Si bien Emelec e Internacional igualaron a uno en el Capwell en el choque de la jornada, el frenetismo se lo llevó la goleada que infligió The Strongest 5-3 a la Universidad de Chile, colista y con un panorama realmente complicado de voltear en las dos fechas restantes.

El grupo 5 está representando un paseo para Boca Juniors, que volvió a golear al Zamora venezolano, esta vez por 1-5. El bálsamo para los Xeneizes contrasta con la pugna entre Wanderers y Palestino por un segundo puesto que compensará una participación histórica para ambos.

Precisamente el archirrival de Boca, River, vive inmerso en un drama difícil de explicar. Uno ve sus encuentros y no encuentra lógica a los resultados. El mejor ejemplo de esto es su empate anoche en el Monumental ante Juan Aurich. Hicieron méritos sobrados para golear con contundencia, pero el empate final responde a la crueldad y sorpresa que siempre se reserva el indescifrable fútbol. Los Millonarios siguen cerrando el grupo 6 iguala, dos con San José, aunque con un bagaje goleador mejor que el de los bolivianos. Mientras Juan Aurich mantiene la segunda plaza por los pelos, Tigres se destaca, pareciendo muy difícil que llegue nadie a alcanzarles. Ojo, la próxima jornada en este grupo habrá un Tigres-River. Puede darse el caso que una no-victoria de los argentinos junto a un triunfo de Juan Aurich en su visita a San José dilapide las opciones del cuadro bonaerense.

Más difícil de prever parece el grupo 7, donde todo ha cambiado en las últimas horas. Un tanto postrero de Carrillo dio un triunfo esencial a Estudiantes ante Libertad, permitiendo que ambos igualen en la cabeza de la tabla. Por atrás Barcelona sorprendió con una remontada en la cancha de Atlético Nacional, que no solo desperdició la oportunidad para tomar la punta si no que dio vida a un contrincante que aún puede tener mucho que decir.

Por último Racing selló una deuda histórica al reponerse de su anterior traspiés ante Cristal con una convincente victoria 0-2 en cancha de los peruanos gracias a los aciertos de Diego Milito y Videla, que tardaron en batir a un Diego Penny cuya actuación fue soberbia. Ello consolida a la Academia como líder único del grupo 8, con cuatro puntos respecto a los del Rímac así como Guaraní, que empató a uno en su viaje para enfrentar al Deportivo Táchira.

La Copa Libertadores regresará a inicios de abril con un interesante duelo de revancha entre San Lorenzo y  São Paulo, en una semana en la que también destacan los partidos Atlas-Colo Colo y At.Mineiro-Santa Fe.

FOTO: larepublica.pe

2 Comments

  1. Sebastián

    ¡Excelente artículo! De todas formas, a pesar de que prima bastante la igualdad, creo que los clubes de Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia están un escalón por debajo del resto (aunque los últimos suelen hacerse fuertes de local) y que el campeón este año volverá a ser, o argentino, o brasileño.

    Por cierto, a pesar de que River está en la Ciudad de Buenos Aires, acá acostumbramos a usar el gentilicio “porteño” para la capital y “bonaerense” para la Provincia de Buenos Aires.

    Saludos

  2. admin

    Gracias Sebastián.

    Aunque a los clubes venezolanos les queda mucho margen de crecimiento es algo que poco a poco están mejorando (véase el Huracán 2 Mineros 2, gran partido de los visitantes, o la clasificación de Táchira en la previa). Bolivia como dices se hace fuerte en casa, e incluso no solo vimos la gesta de Bolívar en 2014 si no la amenaza que supone ahí The Strongest, cuyo pase a octavos no descarto. En cuanto a los ecuatorianos Emelec goza de gran salud y Barcelona demostró estar vivo, pero las actuaciones de los clubes de aquel país desde LDUQ no son demasiado regulares (sin hacer el Azul Eléctrico malos papeles estos años). Perú sí que debe despertar, es una lástima que haga tanto que no hacen nada destacable.

    Respecto a bonaerense y porteño pensaba que se usaban de igual modo, por lo que agradezco la aclaración.

    Un saludo.

Leave a Comment